2011-06-27 14:16:04http://www.jesuscaritas.it/wordpress/es/?p=146

Spello es una pequeña ciudad (menos de 10,000 habitantes) situada en las cercanías de Asís. Sur orígenes se pierden en el tiempo, pero ya en época romana gozaba de fama y esplendor tanto como para meritarse el título de «Splendidissima Colonia Iulia» nada más y nada meno che de parte del emperador Julio César.



La fisionomía actual de Spello es impactante para qualquier visitante que por primera vez contempla una maravilla posiblemente única en todo el mundo. ¡Es fácil que la idea inmediata sea la de confundirla con un nacimiento navideño! Aquí conviven en perfecta armonía lo antiguo y lo moderno. Varias actividades folklóricas y de carácter agrícolo se realizan durante todo el año, pero en primer lugar se encuentra sin duda alguna la solemnidad del Corpus Domini.

«Le infiorate a Spello» es el nombre con el que se conoce en Italia y en el exterior la fiesta, sobre todo por las alfombras que realizan en las calles siguiendo el recorrido de la procesión. La característica particular de dichas alfombras es que son hechas al 100% utilizando sólo y exclusivamente pétalos de flores. Las tonalidades sorprendentes son el fruto de semanas de trabajo paciente de los habitantes. En italiano se dice «un lavoro da certosino» (un trabajo de monje cartujo) para indicar una labor que exige varias virtudes como la paciencia, la precisión y sobre todo la dimensión espiritual de la persona. Esta actividad tiene la fuerza de unir a todos: familias (chicos, jóvenes y grandes), grupos e instituciones. Se necesitaría tanto tiempo y espacio para poder describir atentamente cada una de las faces para poder obtener el resultado final. Es obvio que un evento grandioso como este no puede ser actualmente considerado de carácter puramente espiritual en cuanto, necesariamente, se mezclan varios elementos; sin embargo, todo el empeño alcanza el culmen cuando pasa el Rey de reyes y Señor de señores (solo al Obispo que tiene entre sus manos el Santísimo Sacramento es permitido pasar sobre las alfombras). Cambian las generaciones y los métodos, pero el mensaje evangélico es «siempre antiguo y siempre nuevo», podemos ver en esta como en las diferentes manifestaciones en todo el mundo para celebrar la fiesta de la Santa Eucaristía el cumplimiento de la promesa de Jesús a sus discípulos: «Yo estoy con ustedes todos los días hasta el fin de la historia» (Mateo 28,20).

Para los amigos de la Fraternidad el nombre Spello no es una novedad, de hecho el Hermano Carlo Carretto (Hermanitos del Evangelio) después de haber vivido varios años en el desierto del Sahara volvió a Italia y vivió en esta bella ciudad hasta terminar sus días el 4 de octubre de 1988. Desde aquí escribió varios de sus libros, especialmente Yo Francisco, solo el título anuncia ya un contexto rico de historia, espiritualidad y tradiciones.

Oswaldo Curuchich

146open