2011-08-03 17:16:10http://www.jesuscaritas.it/wordpress/es/?p=222

En la meditación que el Hermano Carlos de Jesús hace sobre Mateo 18,18-21, y al comentar el nombre de Jesús, nos da una síntesis de lo que para él (y para nostros) significa la salvación cristiana:

«El nombre de Jesús no es humano, sino divino; expresa un pensamiento, una voluntad divina. Este pensamiento es que Nuestro Señor debe ser el Salvador de los hombres: hasta tal punto su salvador que esta palabra salvador, expresa con una verdad, una exactitud, una pefección divinas, lo que es, lo que hace sobre la tierra; es para salvar para lo que Jesús se encarna, para salvar Jesús vive, piensa, habla y actúa: Jesús nos salva muriendo por nosotros en el Calvario; Jesús nos concede la salvación a cada uno por el establecimiento de la Iglesia y la institución de los sacramentos; Jesús nos facilita la parte que nosotros debemos dar para nuestra salvación y la de nuestro prójimo, por sus enseñanzas, sus oracione, sus méritos: por sus palabras y sus ejemplos, por las oraciones de toda su vida y por las que el intercesor divino y poderoso ofrece todavia en el cielo por su sola presencia; por el mérito infinito de cada uno de sus actos ofrecidos a su Padre durante su vida mortal, por la santificaciòn y la salvación de todos los hombres […] Si Jesús, nuestra cabeza, ha sido salvador tan costantemente, se sigue que nosotros sus miembros debemos serlo continuadamente: no seremos miembros de Jesús más que a condición de actuar siempre como la Cabeza. Si la cabeza ha sido sin cesar salvadora, los miembros deben ser también sin cesar salvadores. Seremos miembros de Jesús en la medida en que seamos salvadores de otros hombres: de todos los hombres, en cada instante de nuestra existencia, y que cada uno de nuestros actos, pensamientos, palabra o acción, sea más útil a la salvación de toda la humanidad» (L’Ésprit de Jésus, 148).

222open