2013-05-08 18:37:15http://www.jesuscaritas.it/wordpress/es/?p=702

Aprovechando que aquí en Estrasburgo cada primer domingo del mes se puede visitar gratis los museos, dediqué un buen tiempo para ir a descubrir los tesoros que se conservan, sobre todo el Museo de Alsacia (y también el de la Historia) porque se refiere particularmente al siglo XVIII-XIX. El mismo edificio ha sido mantenido así como era en aquella época, luego hay objetos de todo tipo: muebles, trajes, herramientas, objetos religiosos, etc. Podríamos decir que hice un salto en el tiempo para conocer de cerca la ciudad así como era en tiempos de Carlos de Foucauld.


Desde el primer día de mi estancia he tratado de comprender cuanto vivo sea el recuerdo del Hermano Carlos de Jesús en este lugar. Creo haber encontrado suficientes elementos que me permiten llegar a algunas conclusiones. Seguramente él no es un Francisco de Asís o un Antonio de Padua, pero si es venerado por sus mismos paisano, a pesar de haber vivido aquí solo durante los años de su infancia. En primer lugar en los mapas y guías de la ciudad aparece la pequeña “Plaza Charles de Foucauld” en donde han colocado una gran estatua de bronce. Luego está la “Plaza Broglie”, es decir el lugar preciso en donde nació de Foucauld. En la entrada de un edificio han puesto un recuerdo en donde se lee: “En este lugar estaba la casa de Charles de Foucauld”.

Obviamente la Iglesia diocesana venera su memoria y muchos conocen su historia. Los mismos Monjes de Jerusalén (donde soy huésped) han formado un grupo de personas que siguen la espiritualidad de la Comunidad, pero están unidos solamente mediante vínculos de amistad; pues ese grupo se llama “Fraternidad Charles de Foucauld” en honor de un paisano ilustre. Hace pocos días se reunieron para un momento de fiesta y presentaron una película acerca de la historia del padre Pierre-Marie Delfieux, el fundador (que falleció el pasado 21 de febrero), y la vocación de este padre fundador había sido profundamente marcada en los dos años que transcurrió en Tamanrasset (desierto del Sahara) tras las huellas del Padre de Foucauld. Yo diría que por ser ciudadanos de Estrasburgo estas personas podrían, de hecho, formar parte de la “Asociación Familia Espiritual de Carlos de Foucauld”, incluso, en este caso si podrían actualizar las palabras de Jesús: “Los últimos serán los primeros”…

Y a propósito de la Familia Espiritual, aquí están presentes las Hermanitas de Jesús y viven en una casa en los suburbios de la ciudad. Dando un solo vistazo se nota que se trata de uno de aquellos lugares favoritos de la Hermanita Magdeleine de Jesús: un barrio en donde vive la gente común, muchos extrangeros, pobres en general, y por tal razón un barrio multicultural y multireligioso; seguramente presenta las características que podemos ver en las periferías de Roma, Nápoles y las grandes ciudades con sus propios problemas. Hace un par de semanas fui a visitar a las Hermanitas porque era la fecha de nacimiento de Magdeleine de Jesús (¡estaría cumpliendo 115 años!), y para tal ocasión llegó para celebrar la misa el padre Marc Heffel, sacerdote diocesano que forma parte de la “Fraternidad Sacerdotal Jesus Caritas”. Ahora, pasando de un cura “derecho” y de estos casos menos conocidos, veamos el caso de uno “más grueso” (dicho con respeto), es decir de un obispo “importante”: el pasado 17 de abril ha sido elegido Presidente de la Conferencia Episcopal de Francia Mons. Georges Pontier, arzobispo de Marsella. “Los críticos insiten en subrayar que la preocupación hacia los más pobres y el estilo de la persona son cosas en común entre el papa Francisco y el arzobispo Pontier, miembro de la Fraternidad Sacerdotal Jesus Caritas, que se inspira a la espiritualidad de Charles de Foucauld, y su lema es La buena noticia anunciada a los pobres (Mateo 11,5)” (noticia del diario La Croix, jueves 18 de abril).

Entonces, ¡calladito calladito pero Charles de Foucauld está bien vivo en la Francia de hoy!

Oswaldo Curuchich


702open