2013-07-12 19:46:06http://www.jesuscaritas.it/wordpress/es/?p=782¡Mabrouk! Es la expresión que usan las personas que han visto el nuevo jardín infantil inspirado dedicado a Benedetta (Benedicta), una dulce presencia que desde hace más o menos un año se ha convertido en un ángel de la guarda que nos acompaña en nuestro caminar hacia la patria celeste… Mabrouk que en árabe tiene el sentido de “congratulación”, pero que también indica el verbo de la bendición y literalmente significa “bendito”… La respuesta, de hecho, es “Allah ibark fik” (¡Dios te bendiga!)… ¿Pero quien es Benedicta?


Una niña de solo cinco años que falleció en septiembre de 2012. Vivía en La Spezia (Italia) con su familia: papá Gian Lorenzo, mamá Elena, dos hermanitas (Giulia y Bianca) y ahora el hermanito recién nacido Edoardo. Con la joven pareja hemos sido siempre buenos amigos y por tal razón he podido seguir los pasos de esta linda familia, en las buenas y en las malas. Quando Benedicta falleció muchas personas sodalizaron con su dolor y fue sorprendente la fe con la que estos jóvenes papás vivieron el triste acontecimiento. En algunos casos las dificultades de la vida se transforman en un manantial de agua que purifica y beneficia, como las heridas del Cristo crucificado y Resucitado que a pesar de conservar los signos del dolor abren a nueva vida y son causa de esperanza y resurrección para todos.

Sucedió exactamente así. Hemos visto la fe de los padres de Benedetta; hemos visto la esperanza en un afecto que no tendrá fin; hemos visto el amor germoliar en diferentes formas en favor de los más pobres y necesitados. Ellos aceptando el dolor han podido creado proyectos en favor de niños necesitados en Italia, luego han contagiado a otras personas y con su valioso apoyo y generosidad han patrocinado la construcción de un jardín infantil en Sefforis (Nazareth – Tierra Santa). Se trata de un Instituto guiado por las hermanas Hijas de Santa Ana que acoge a 70 niños y adolecentes entre 3 y 17 años con diferentes problemas… Las religiosas y el personal realizan un precioso trabajo de hospitalidad y educación. Yo mismo colaboro en esta obra.

Es realmente un sueño que se realiza porque podemos decir que ahora los huéspedes del Instituto, sobre todo los más pequeños, tienen un verdadero jardín “del ensueño” dedicado a ellos en honor de Benedetta. El proyecto ha sido realizado después de un trabajo intenso y estando en contacto con la familia de nuestra pequeña amiga y con las personas que han colaborado, de hecho no se trata de personas con muchos recursos económicos, pero la generosidad ha inspirado formas creativas para recaudar los fondos.

Es pues necesario expresar nuestra gratitud a la familia de Benedetta y a cuántos han aportado su granito de arena a la realización de un sueño, al mismo tiempo ojalá esta historia pueda ayudar a otras personas que fuertemente probadas por el dolor –enfermedad, lutto, fracaso, etc.– han perdido la serenidad y a veces el sentido de la vida.

Marco Cosini

782open